Fotorejuvenecimiento

        La piel puede ser un signo que delate o bien, engañe sobre nuestra edad. Está formada por fibras de colágeno, elastina y células que van disminuyendo a medida que pasan los años y como consecuencia aparece el envejecimiento. A  menudo, este envejecimiento puede ser prematuro debido, principalmente, a factores externos que son cruciales en este proceso, como el sol o el tabaco.

        El fotorejuvenecimiento es un tratamiento facial que mejora la calidad de la piel,  le proporciona un aspecto mucho más suave y terso de forma duradera, corrige, atenúa y disminuye la profundidad de las arrugas y signos característicos del paso del tiempo sin tener que pasar por quirófano y con resultados que nada tienen que envidiar a la cirugía plástica.

        El fotorejuvenecimiento se consigue a través de pulsos de luz intensa que penetran en la piel y estimulan la creación de nuevo colágeno y elastina. Este tratamiento estético actúa como un bisturí inteligente que trata los eritemas del rostro, cuello y escote, obteniendo en una media de 4 sesiones una piel fresca y joven. El tratamiento es rápido e indoloro y no necesita ningún tipo de recuperación al finalizar cada sesión. Los resultados son visibles desde la primera sesión.