Ventosas

El tratamiento con ventosas es un método que consiste en utilizar ventosas que se pagan al cuerpo para que se produzca equimosis (hematoma) con el propósito de tratar diferentes dolencias.

En los últimos estudios realizados se ha comprobado que la ventosa provoca que se rompan los capilares sanguíneos y produce una congestión parcial, provocando la hemólisis (los glóbulos rojos se destruyen), de modo que se libera la hemoglobina causando una estimulación positiva.

Por otra parte, la ventosa sirve para dilatar los vasos sanguíneos y acelerar la circulación de la sangre, mejorar el metabolismo y las defensas del cuerpo.

Se aplican en tejidos tensos o dañados donde queramos aumentar el flujo sanguíneo. Se pueden utilizar de forma estática (se colocan en la zona a tratar y se retirarán al cabo de unos minutos) o de forma dinámica para masajear y trabajar el tejido.